Saturday, December 5, 2009

12.04.09 Ceremonia de Bendicion al Ministerio Casa de Oracion en Mision Avivamiento.







Corria el año 2007,
cuando mi esposo y yo fuimos llamados por Dios a levantar Intercesion y Guerra Espiritual en la entonces
iglesia judio-mesianica denominada




Sar Shalom Community
(Denver-Colorado)

dirigida por la pastora brasileña-israeli Sarah Behar.


Como proveniamos de
una iglesia tradicional cristiana,
desconociamos
tantos aspectos de la historia de los hebreos,

desconociamos muchos fundamentos,

que mas adelante con el paso del tiempo, al estudiarlos,
nos hizo comprender mejor en que
contexto
fueron escritos los libros de la Biblia.


Apenas comenzabamos a comprender porque es

espiritualmente muy importante la observancia
de la fiestas judias, bajo la luz del SEGUNDO PACTO de nuestro Señor Cristo Jesus, es decir como cristianos, no como judios. Comenzamos a conocer tambien las danzas judias,
de bella textura, que tienen una fuerza muy importante
en la guerra espiritual.

Poco a poco Dios mismo comenzo a ampliarnos
la vision
de SU proposito para nuestras vidas.


Al paso de los meses Dios iba confirmando nuestro
llamado
a la Guerra Espiritual y a la Intercesion.

Y fuimos tomando mucha fuerza al ver tanto apoyo
y
respuesta de Dios a nuestro trabajo ministerial.
Hoy , sabemos que, Dios mismo nos ha capacitado,
encomendado
y dado una vision de destino.

Casa de Oracion en Mision Avivamiento

ya ha comenzado a dar sus primeros pasos,
en busca de su propia identidad y como tales ,
tendremos un enfoque para apoyar a iglesias

en estudios de Guerra Espiritual, liberacion,

sanidad interior y enseñanza para estrategia y formacion
de intercesores de alto nivel.


12.04.09 Tuvimos la Ceremonia de Bendicion.
La pastora Sarah Behar y su esposo el pastor Darci Reis,
iniciaron la reunion con una platica sobre consejos
y orientaciones en el aspecto ministerial.


Luego, unanimes todos juntos, nos pusimos de rodillas
a recibir la bendicion de ellos, oraciones hermosas,
que sin duda afectaran
el destino de nuestra vida espiritual,
ya que toda bendicion es irrevocable.


Es nuestro profundo agradecimiento
a la pastora Sarah Behar y a su esposo el pastor Darci Reis,
quienes, con palabras de consejo, animo, motivacion y bendiciones
nos dan un tremendo impulso espiritual para caminar
en la obra a la cual Dios nos llamo.

Pastores queridos: los amamos y les deseamos las mejores
bendiciones espirituales de Dios para ustedes y sus familias.

Dios los levante, afirme, fortalezca y establezca ,
ahora que por SU precioso llamamiento,
estan de vuelta a su pais de origen Brasil
al llamado de un grande ministerio.

Efesios 3:14-21

( adaptacion)

14 Por esta razón me arrodillo delante del Padre,

15
de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra.

16
Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus

gloriosas riquezas, les fortalezca en lo íntimo su ser,

17
para que por fe, Cristo crezca sin dimension, en sus corazones.

Y pido que, arraigados y cimentados en amor,

18
podamos comprender, junto con todos los *santos, cuán ancho y largo,

alto y profundo es el amor de Cristo;

19 en fin, que conozcamos ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento,

para que seamos llenos de la plenitud de Dios.
20 Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos

imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros,

21 ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las

generaciones, por los siglos de los siglos! Amén



Con mucho amor: Ministerio

Casa de Oracion en Mision Avivamiento




ORACIÓN POR SANIDAD DEL CÁNCER.

   Oración de autoliberación. Pasos.

       1 Crónicas 16:23-33 (Nueva Versión Internacional)
23 » ¡Que toda la tierra cante al Señor! ¡Proclamen su  salvación cada día! 24 Anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas a todos los pueblos. 25 Porque el Señor es grande, y digno de 
toda alabanza; ¡más temible que todos los dioses! 26 Nada son los dioses de los pueblos, pero el Señor fue quien hizo los cielos; 27 esplendor y majestad hay en su presencia;
poder y alegría hay en su santuario. 28 »Tributen al Señor, familias de los pueblos, tributen al Señor la gloria y el poder; 29 tributen al Señor la gloria que corresponde a su nombre; preséntense ante él con ofrendas, adoren al Señor en su hermoso santuario. 30 ¡Que tiemble ante él toda la tierra! Él afirmó el mundo, y éste no se moverá. 31 ¡Alégrense los cielos, y regocíjese la tierra! Digan las naciones: "¡El Señor reina!" 32 » ¡Que resuene el mar y todo cuanto contiene! ¡Que salte de alegría el campo y lo que hay en él! 33 ¡Que los árboles del campo canten de gozo ante el Señor, porque él ha venido a juzgar a la tierra!

Isaías 53:5-6 (Reina-Valera 1995)
5 Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, 
cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos 
descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas El Santo de Israel cargó
 en él el pecado de todos nosotros.

Salmos 30
Acción de gracias por haber sido librado de la muerte.
1 Te exaltaré, Señor, porque me levantaste, porque no dejaste que mis enemigos se burlaran de mí. 2 Señor mi Dios, te pedí ayuda y me sanaste. 3 Tú, Señor, me sacaste del *sepulcro; me hiciste revivir  de entre los muertos. 4 Canten al Señor, ustedes sus fieles; alaben su santo *nombre. 5 Porque sólo un instante dura su enojo, pero toda una vida su bondad. Si por la noche hay llanto, por la mañana habrá gritos de alegría. 6 Cuando me sentí seguro, exclamé: «Jamás seré conmovido.»
7 Tú, Señor, en tu buena voluntad, me afirmaste en elevado baluarte; pero escondiste tu rostro, y yo quedé confundido. 8 A tí clamo, Señor soberano; a ti me vuelvo suplicante. 9 ¿Qué ganas tú con que yo muera, con que descienda yo al sepulcro? ¿Acaso el polvo te alabará o proclamará tu verdad? 10 Oye, Señor; compadécete de mí. ¡Sé tú, Señor, mi ayuda! 11 Convertiste mi lamento en danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de fiesta, 12 para que te cante y te glorifique, y no me quede callado. ¡Señor mi Dios, siempre te daré gracias!

Éxodo 15:26 (Nueva Versión Internacional)
26 Les dijo: «Yo soy el Señor su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el Señor, que les devuelve la salud.

Éxodo 23:25-26 (Nueva Versión Internacional)
25 »Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. »Yo apartaré de ustedes toda enfermedad. 26 »En tu país ninguna mujer abortará ni será estéril. ¡Yo te concederé larga vida!

Jeremías 33:6
Yo les traeré sanidad y medicina; los curaré y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

Jeremías 17:14 (Nueva Versión Internacional)
14 Sáname, Señor, y seré sanado; sálvame y seré salvado, porque tú eres mi alabanza.

 Confesión de FÉ.
Señor Jesús yo creo firmemente que tú eres el Hijo de Dios. Tú eres el Cristo, el Mesías que
vino a deshacer toda obra del diablo, toda obra de maldad. Diste tu vida en la cruz por mis pecados
 y resucitaste de entre los muertos. Te confieso que he andado por malos caminos, he sido rebelde, he sido desobediente, he tenido malos pensamientos y malas intenciones y he hablado cosas perversas. Me arrepiento de todo lo malo que he hecho, pido perdón y me vuelvo a tí Santo de Israel. Lávame, limpia mi conciencia con tu Sangre. Creo que tu Sangre me limpia ahora de toda maldad, de todo pecado. Saca, destruye, arranca de mí todo lo que impida que TÚ bendigas y gobiernes mi vida. Quiero ser guiado, dominado solo por Tí Padre Santo Altísimo. Te pido que te quedes conmigo, en mi corazón y seas dueño y Señor de mi vida. Recibo ahora a Cristo Jesús en mí corazón, lo invoco, lo llamo para que venga y haga morada en mí.
 Señor Jesús: Te confieso como mi único y verdadero Dios. Apártame para servirte, amarte, obedecerte. Dedico y consagro a Tí mi vida. Gracias por redimirme, por limpiarme, por justificarme  y santificarme, muchas gracias. TE AMO PADRE SANTO. Amén.

Tomar toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-18)
Me fortalezco con el gran poder del Señor Jesucristo. Me pongo toda la armadura de Dios y hago frente a todas las artimañas del diablo, y cuando llegue el día malo, permaneceré firme resistiendo hasta que acabe la batalla. Me ciño con el cinturón de la verdad, y me protejo con la coraza de justicia, y calzo mis pies con el ánimo de proclamar el Evangelio de la Paz. Ahora tomo el escudo
 de la FÉ con que voy a apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomo el casco de salvación y la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. Como guerrero oro todos los días y me mantengo alerta y perseverante en oración de los unos por los otros.

LA BATALLA.
Antes de comenzar la oración de sanidad por el cáncer, debes hacerte una auto-evaluación y verificar que no haya falta de perdón en tu vida. Todo problema de falta de perdón tiene que ser solucionado ahora, antes de comenzar la oración por sanidad. Si aún te queda algún tipo de  resentimiento y falta de perdón en tu corazón, hacia otras personas, debes primero hacer la Oración para Liberar el Perdón.
(haz click aquí):  Oracion para liberar el PERDON.

Pon ahora aceite de unción en tus manos, y toca tu frente. De todos modos, si no tienes aceite de unción, haz la oración.

Amado Padre del cielo: tu palabra, tu promesa dice: que por tus llagas, por tus heridas fuimos sanados, y que sobre Jesús recayó el precio de nuestra paz. Por este sacrificio de amor tan grande que has hecho por nosotros, yo pido, recibo y acepto la sanidad del reino. Ahora soy sano, ahora soy libre de todo CÁNCER que me está afectando.
Recibo sanidad ahora en cada órgano dañado, cada célula es restaurada a la normalidad, a su vitalidad, en el poderoso  nombre de Jesús. Aplico la Sangre de Jesús sobre cada tejido y órgano de mi cuerpo y declaro que vuelve la VIDA a mi ser. Todo mi cuerpo es sanado, es limpiado, y es lavado con la sangre de Jesús.

¡Todo mal se tiene que ir, huye, huye!  CÁNCER: Ordeno que te vayas y nunca más vuelvas, en el poderoso nombre de Jesús y por el poder del Espíritu Santo de Dios. ¡El CÁNCER se secó, dejó de ser, se deshizo, se fue, ahora! ¡: Ya no avanzas, no te multiplicas, nunca prosperas! En el nombre de Jesús! Gracias. Gracias, Señor Te bendigo por esta sanidad.  ¡Bendito sea tú Santo nombre!

Óyeme CÁNCER : no avanzas ahora, no vas a prevalecer, te ordeno que te debilites y te seques ahora. Cada célula cancerosa está condenada a morir, a secarse.  Te vas, te secaste ahora, en el poderoso nombre de Jesús. Ahora mismo te vas, fuera, te vas, ya no vuelves nunca. Por la autoridad de la palabra vas a soltar a mi cuerpo ahora mismo y te vas con todos tus demonios, te ordeno que no regreses, te ato y echo fuera, en el poderoso nombre de Jesús. ¡El  CÁNCER dejó de ser, dejó de ser, dejo de ser!

Ahora mi sistema inmunológico se fortalece, y no permite la multiplicación de células cancerosas. ¡Las defensas de mi cuerpo trabajan muy efectivamente. Ahora, en el nombre de Jesús! hablo vida y reproducción a cada célula de mi sistema inmunológico y ordeno ahora que se reproduzcan en cantidad suficiente y trabajen con toda vitalidad.

Gracias, gracias, gracias Señor Jesús. Ahora ya soy libre del CÁNCER: declaro, confieso y recibo la sanidad del reino de Dios por FÉ. Confieso sanidad: soy sano, estoy sano, POR SUS LLAGAS he sido sanado. Doy gracias a Dios Todopoderoso que por sus llagas he sido sanado. Soy libre, mi cuerpo fue sanado, restaurado al propósito y creación de Dios.
Doy gracias a Dios por el resto de mi vida. Doy Gracias a Dios Padre que El completará el número de mis días. Ninguna enfermedad arrebatará mi vida, llegaré a la sepultura lleno de vigor y de días. El Señor no cortará mis días antes del tiempo. Bendigo ahora mi vida, y se la entrego a mi Salvador para que El disponga de ella. Amén.

 ¡Señor mi Dios, siempre te daré gracias! Y por la autoridad de la palabra, que yo tengo, por la misma promesa de Jesús quien dijo que nos dá toda potestad sobre todo inmundo, ahora en el nombre de Jesús, ato y echo fuera de mi vida todo espíritu de muerte, de mí y de mi familia. Ninguno en mi descendencia padecerá de CÁNCER, lo declaro así por el poder y autoridad de la palabra.
Espíritu de muerte te vas ahora!! Ahora en el nombre de Jesús sal de mi casa, sal de mi familia, sal de mi vida. Reprendo y resisto a toda mortandad, la ato y echo fuera. Ninguna mortandad que en medio del día destruya me tocará, a mí ni a mi familia, ni a mi descendencia: lo establezco así en el nombre de Jesús.

Renuncio y resisto a Satanás, la serpiente antigua y a todas sus jerarquías. Renuncio y resisto a Diana de los Efesios, renuncio y resisto a Sheva, a Astarot, renuncio y resisto a Asmodeo, a Beelzebu, a Baal, renuncio a Moloc, a Quemos, a Quiun. Renuncio y resisto a Mammon. Todos ahora se van de mi vida, de mi mente, de mi cuerpo.  ¡Se van ahora con todas sus jerarquías de demonios!
¡Fuera ahora, en el nombre de Jesús!
¡Los resisto a todos ustedes ahora y confieso que ya no les daré lugar en mi vida! Los ato y echo fuera de mi vida y se van ahora.
Ven ahora Espíritu Santo de Dios y llena toda mi casa interior y no permitas habitar allí a ningún inmundo. Tómame y satúrame por completo, suplico que permanezcas en mí. Suplico que no permitas que yo te apague. Enséñame, ayúdame y sáname.

Espíritu Eterno ministra sobre mi vida el AMOR, quiero y necesito el bautismo de amor, quiero ser revestido de tu amor, lléname de amor. Te suplico que tu poder se perfeccione en mi debilidad. Deseo que me purifiques y me laves. Deseo ser completamente renovado en el espíritu de mi mente. Suplico que me transfigures y sea yo mudado en una persona que vive en lo sobrenatural.
Espíritu Santo, ruego y suplico que tú mismo desalojes al CÁNCER de mi cuerpo, ven y tómame por completo y quema todo CÁNCER, ocupa tú ahora el lugar del CÁNCER. Creo y confieso que así será.
También en este momento, bendigo al equipo médico que me está tratando, los bendigo con sabiduría de lo alto, con entendimiento. Pon el interés, la paciencia y toda buena voluntad en ellos para que me traten de la manera correcta y amable. Bendigo cada medicina, cada tratamiento que estoy recibiendo, cada decisión que los médicos tomen, y el tratamiento dará los resultados mucho más allá, mucho mejor de lo esperado. Será 100% eficaz.

Romanos 8:37 (Nueva Versión Internacional)
37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores
por medio de aquel que nos amó.

Oración: me declaro más que vencedor Padre Santo, me declaro más que vencedor porque tu palabra dice que somos más que vencedores.  Desde ahora veré tu Victoria, tu Victoria sobre la enfermedad, tu Victoria sobre mi angustia, tu Victoria sobre mi preocupación, porque yo sé en quien he confiado. Te dedico a tí Yeshúa la victoria sobre el CÁNCER y te glorifico porque eres el que rescata del hoyo mi vida.
Soy más que vencedor y ya no tengo cobardía ni temor, tengo fuerzas de búfalo me levantare, me levantare totalmente sano.
Ahora declaro, profetizo y establezco que me levantaré, en el poderoso nombre de Jesús. Gracias Padre Santo Altísimo de Israel. Te adoro, te alabo, bendigo tu Santo nombre bajo el cual esta nuestro amparo. Te doy gracias porque ya he recibido tu sanidad. Amén y amén.

Nota: leer también todos los días Salmos 13; Salmos 18

Recomendación final. MUY IMPORTANTE:
Confiese sanidad todos los días de su vida, aunque en sus emociones usted no sienta todavía esa sanidad, confiese palabra de sanidad hasta que se vuelva realidad en su vida y agradezca a Dios porque ya ha recibido la sanidad. Prometa a Dios que nunca más va a confesar enfermedad, nunca más va a confesar derrota, Nunca más va a confesar desánimo. Si usted bendice usted verá bendición, si usted maldice usted vera maldición, eso está escrito en:

Proverbios 18:21 (Nueva Versión Internacional)
21 En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto.

¡Renuncie ahora, mi hermano/a hablar palabra negativa, a hablar queja, renuncie ahora! No le dé lugar al diablo. Usted va a confesar sanidad y si usted anuncia la victoria de Dios, usted vera esa victoria en su vida. Diga ahora: Doy gracias a Dios por el resto de mi vida por esta sanidad. Diga ahora: confesaré sanidad todos los días de mi vida. El resto será esperar nada más. Haga esta oración todo el tiempo que le sea posible, NO SE SALTE LOS PASOS y hágala con todo su corazón.
Es tambien muy importante amados hermanos, que aparte de esta oración se siga un proceso de liberación integral. Haga según se indica en este link: 

Los pasos mas importantes para la liberaci
ón de un cristiano. 




EL GRAN obstáculo a las Oraciones.

Antes de comenzar con cualquier tipo de oración en Guerra Espiritual, es SUMAMENTE IMPORTANTE, que TODOS en la familia hagan un compromiso de no hablar quejas, insultos, críticas, griterías, reclamos, derrota, amargura, sino que CAMBIE el lenguaje familiar de maldición a BENDICIÓN. Los pleitos, las griterías, las contiendas, los desacuerdos y la intolerancia deben desaparecer PARA SIEMPRE del hogar de lo contrario todo será un gran fracaso. De ahora en adelante cambiará el lenguaje a lenguaje de BENDICIÓN y se declarará la victoria de Dios en el lenguaje cotidiano. Si el ambiente de pleito y contienda, y amargura continúan en el hogar, DE NADA SERVIRÁN LAS ORACIONES. Tener un lenguaje negativo, pesimista o de maldición DESACTIVA las oraciones de poder. Los cristianos que oran a Dios por una situación y declaran victoria y luego mas tarde expresan negativismo, amargura, pesimismo, derrota, maldición, en su lenguaje cotidiano, NUNCA, verán contestadas sus oraciones, por esto es que hay muchos cristianos que por años oran por una situación que nunca se resuelve.

 El lenguaje que utilizamos para orar debe estar en CONCORDANCIA
 con nuestro lenguaje cotidiano.

 Hola amados hermanos. Para hablar del tema del perdón quiero compartirles un poco
 de mi testimonio. Soy la mayor de 4 hermanos en mi familia. Mi niñez y juventud fueron 
difíciles porque vivía en una familia disfuncional. Mi madre, una buena mujer
 y sumamente trabajadora, no era cristiana, así que sin conocimiento de la palabra de Dios
 ella hacía lo mejor que podía. Mi padre, toda su vida enfermo de un asma severo, con crisis frecuentes que lo dejaban al borde de la muerte, tenía un carácter muy difícil, histérico, 
maldiciente, nervioso, lleno de amargura y frustraciones debido a su enfermedad. 
En ese ambiente crecimos mis hermanos y yo. Desde luego que con el tiempo comienzan 
a aparecer en nosotros las secuelas de los maltratos de mi padre en forma de transtornos en 
nuestra personalidad. Cada uno de nosotros procesó de manera diferente el abuso y el dolor
 de la crianza. Cuando yo tenía unos 17 años, mi madre cayó en un stress tan severo que necesitó ayuda siquiátrica por muchos años. Hace muy poco tiempo descubrí que la droga que le administraban era para esquizofrénicos. Mi madre, gracias a Dios aún vive y es una gran 
guerrera y sierva de Dios. Mi padre murió joven, y mi conclusión es que viviendo demasiado enojado, demasiada adrenalina corría todo el tiempo por su sistema, todo el tiempo maldiciendo, 
tenía explosiones de furia, violencia, andaba en pleitos con la parentela, y además, para el colmo 
de males amaba mucho el dinero,  ésto lo llevó a un colapso; él mismo se mató con su carácter.
Más adelante, cuando yo había recibido a Cristo en mi corazón, tuve que enfrentar la condición
 de mi alma por tanto rechazo que había recibido (mi padre quiso abortarme y llevó a mi mamá 
a una clínica de abortos).
Entendí, de acuerdo a la Palabra de Dios que si literalmente no honraba a mis padres, la vida iba 
a ser corta y miserable para mí y, obviamente no iba a tener la bendición de Dios.  Deut 5:16.
Por eso, entendí que debía perdonar a mis padres, tanto a mi papá y a mi mamá. A mi papá por
 ser un abusador, y a mi mamá porque al tolerar tanto abuso nos llevó a todos nosotros casi a enloquecer. Este es un ejemplo muy gráfico de lo que es una familia disfuncional. Y en este
 tipo de familias, donde abunda el pecado y falta Dios, es donde los hijos se vuelven tarados y terminan peor que los padres y el mal se extiende a las generaciones siguientes, A NO SER,
 que haya una conversión, regeneración y restauración en Cristo, entonces se corta la maldición.
Decidí perdonar, aunque no me nacía hacerlo. Lo hice por FÉ. Y no sólo los perdoné, también
 los bendije con todo mi corazón. Aún recuerdo que ese día yo sentí la liberación más grande en mi vida. Después de eso, el Señor comenzó a mostrarme el lamentable estado del alma de mi papá y
 por qué él era como era. Eso me conmovió y me llene de compasión hacia él, pues él también había sufrido demasiado en la vida. Lógicamente el no pudo darnos amor, porque él tampoco lo había recibido. Hoy mi alma y mi corazón están en total paz con respecto a mi madre y a mi padre.
Ya ni siquiera me duele recordar las cosas pasadas en familia. Sólo puedo ver lo que Dios hizo a través de los años y llenarme de agradecimiento porque me rescató y rescató también a mis hermanos. Nos lavó, nos limpió y cortó toda maldición generacional. Ya no vamos a cometer los mismos errores que ellos y tampoco vamos a pasar por los mismos sufrimientos. Por otro lado, Dios siempre usa el sufrimiento de nuestra vida para levantar el ministerio que puso en nuestras manos. 
Lo que ayer fué dolor, traumas, depresión y angustia, hoy es la fuerza de este ministerio CASA DE ORACIÓN EN MISION AVIVAMIENTO, ya que ahora, justamente nos centramos y con YESHÚA, tenemos la visión de ayudar a las personas a liberarse y sanar de problemas emocionales. Y sin exagerar, miles de personas han sido ayudadas a través de la página y de la intercesión de alto nivel. Así que ese sufrimiento que estás pasando, mañana se va a convertir en tu arma de guerra más poderosa. Por eso, demos gracias a Dios en toda tribulación, porque toda desgracia Él transforma en bendición. Nunca soltemos su mano, aunque no veamos la salida, Él está a nuestro lado y de lo vil, Él sacará lo precioso.

(1) LA FALTA DE PERDÓN extiende un dominio paralizante sobre nuestras vidas. Nuestra vida espiritual y nuestro crecimiento y madurez espiritual PRÁCTICAMENTE dependen de que tengamos o nó un espíritu perdonador. Si tenemos amargura en el corazón, vamos a quedar estancados en nuestro llamamiento y en el propósito de Dios.
ODIO?   Sé que la palabra ODIO, es una palabra muy fuerte. Pero la falta de perdón tiene su raíz en el ODIO. Podemos suavizar esta palabra llamándola resentimiento, ardor, enojo.....pero en realidad su raíz es el odio. 15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. 1 Juan 3:15. La falta de perdón se transforma en odio y el odio en homicidio. 25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Marcos 11:25 Entre PERDONAR O NO PERDONAR, sin duda la mejor opción es perdonar. Perdonar es una decisión y no un sentimiento. Después de decidir perdonar y soltar la furia, la rabia y el resentimiento, entonces Dios obra una paz tan sobrenatural y permite que sintamos que hemos perdonado. Pero si decidimos no perdonar, viviremos en la oscuridad, nuestros pensamientos no tendrán claridad, andaremos en confusión, debilitados, atormentados, torturados y comenzamos a cometer errores, uno tras otro. Un alma llena de enojo y amargura, jamás tendrá pensamientos claros. La falta de perdón es oscuridad.(1Juan 2:9-11)
Por otro lado, los demás a nuestro alrededor intuyen, disciernen que "algo" está mal en nosotros
 y eso afecta el medio donde nos movemos y a las personas que nos rodean.

(2) DEBEMOS COMENZAR PRIMERO EN LA FAMILIA.
Es demasiado fácil tener falta de perdón dentro de la familia. Pues son los que más tiempo están juntos, más se conocen y más se pueden lastimar profundamente unos a otros. Si no resolvemos perdonar dentro de la familia, eso traerá devastación a nuestra vida. Podemos caer en un padecimiento emocional, que puede ir agravándose con el tiempo.
Es muy importante reconocer sinceramente que hemos perdonado a nuestros padres. Por allí 
debemos comenzar. Aún si tuvimos muy malos padres, que prácticamente destruyeron la vida de 
uno, Dios está con nosotros para darnos un nuevo comienzo y un nuevo propósito y Él lo va a
 hacer porque su Palabra está llena de este tipo de promesas. Es dejando todo lo pasado atrás, y entrar en una nueva alianza con nuestro Creador, y eso traerá grandes cambios en nuestra vida.
Y ciertamente hoy podemos perdonar y mañana ser nuevamente ofendidos dentro de la misma familia, pero aún Dios quiere que perdonemos TODO EL TIEMPO!! Seamos sabios para relacionarnos con los demás y sepamos poner límites si es que la relación con una determinada persona se torna muy difícil. Debemos perdonar todo el tiempo pero poner límites. 

Si una madre y su hija adulta pelean día y noche, tal vez es hora de pensar que la hija adulta tiene que independizarse y vivir lejos de la fuente del conflicto, aunque con paz en su corazón, sabiendo que entre ella y su mamá hay poca afinidad. ESTO NO ES PECADO. Pecado es vivir en pleitos y no hacer nada por resolverlos. A veces las relaciones familiares MEJORAN SUSTANCIALMENTE cuando se independizan los miembros de la familia. Esto trae mucha paz;  el aprecio, la armonía y el amor vuelven a la familia y esto Dios bendice en gran manera.

PERDONAR, es una decisión que tiene que trabajar día con día. Todos los días debemos perdonar. 490 veces al día! (Mateo 18:21-22). Tenemos que entrar constantemente en la presencia de Dios y pedir que nos revele si hay falta de perdón en nuestro corazón y con quién es el problema y Él lo hará. A veces no nos damos cuenta que hay falta de perdón en nuestro corazón.
Si Dios nos perdonó una gran deuda y nos sacó de un basurero, entonces, estamos obligados a retribuir el perdón que nos dió, para los demás. El perdón en realidad es la mejor venganza en una relación conflictiva, pues no sólo libera a la persona que perdonamos, sino también nos libera PRINCIPALMENTE a nosotros mismos, para que podamos movernos hacia donde Dios tiene sus planes para nosotros. Y realmente no nos debe interesar que ellos admitan su culpa o no. Muchas veces nunca admiten que han errado, y eso nunca debe detenernos a perdonar, ya que el tiempo
ES EL MEJOR REMEDIO, por decirlo de alguna manera y el que va a demostrar donde estaba el error. La justicia de Dios siempre  llega. 
Siempre digo y siempre se ha cumplido: TODO CAE POR SU PROPIO PESO.
Dios estipula en su palabra el tipo de conducta que desea para nosotros: 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4:32. Si no perdonamos, nuestra alma enferma quedará en la cárcel.

(3) -NO PUEDO PERDONAR.  Tal vez lo que te han hecho fue terrible, devastador, horrendo. 
No creo que haya un ser viviente que no haya sufrido en este mundo.
A veces sentimos que el daño que nos hicieron es demasiado grande, hasta que sabemos el caso de otras personas, que les tocó muchísimo más difícil que nosotros. Pero la Palabra no nos dá opciones. Sólo ordena que perdonemos, y tiene que ser nuestra confianza completa en Dios que Él está llevando nuestra vida. Tenemos que aprender a refugiarnos completamente en Él. Toda la vida habrán problemas, luchas, desilusiones, pesares.... ESTO ES INEVITABLE, y no podemos morir de amargura las veces que alguien nos ofende. 11 La cordura del hombre detiene su furor,

Y su honra es pasar por alto la ofensa. Proverbios 19:11
Si no aprendemos a perdonar rápido, se formarán en nuestro corazón capas sobre capas de resentimiento, hasta formarse una raíz tan gruesa de amargura que será literalmente imposible deshacernos de ella. Por eso Dios nos puso la oración, para tomar fuerzas, paz, y avanzar, para que nuestro Dios nos imparta de su consuelo y su sanidad,  aunque no veamos la salida. Y la Palabra, como lumbrera, que nos indica cual debe ser nuestra conducta y lo que debemos hacer cuando tenemos conflictos. Con cada victoria, sabremos y conoceremos más a nuestro Dios y tendremos la certeza de que podemos descansar en Él. Si tenemos una relación de intimidad con Dios, jamás nos sentiremos solos, aunque físicamente estemos solos. Perdonar es una decisión, lo sintamos o no, y cuando uno toma la decisión de perdonar, Dios bendice esa decisión y derrama sobrenaturalmente el perdón, el sosiego y la tranquilidad en nuestro corazón.

ORACIÓN PARA LIBERAR EL PERDÓN.

Isaías 43:18-19 (Nueva Versión Internacional)
18 «Olviden las cosas pasadas; ya no vivan en el pasado. 19 ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.

Mateo 6:14-15. Reina-Valera 1960 (RVR1960)
14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Lucas 6:37. Reina-Valera 1960 (RVR1960)
37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.

Salmos 130. La Biblia de las Américas (LBLA)
130 Desde lo más profundo, oh Señor, he clamado a ti. 2 ¡Señor, oye mi voz! Estén atentos tus 
oídos a la voz de mis súplicas. 3 Señor, si tú tuvieras en cuenta las iniquidades,¿quién, oh Señor, podría permanecer? 4 Pero en tí hay perdón, para que seas temido. 5 Espero en el Señor; en Él espera mi alma, y en su palabra tengo mi esperanza. 6 Mi alma espera al Señor más que los centinelas a la mañana; sí, más que los centinelas a la mañana. 7 Oh Israel, espera en el Señor, porque en el Señor hay misericordia, y en Él hay abundante redención; 8 Él redimirá a Israel de todas sus iniquidades.

 Confesión de FÉ.
Señor Jesús yo creo firmemente que tú eres el Hijo de Dios. Tú eres el Cristo, el Mesías que
vino a deshacer toda obra del diablo, toda obra de maldad. Diste tu vida en la cruz por mis pecados
 y resucitaste de entre los muertos. Te confieso que he andado por malos caminos, he sido rebelde, he sido desobediente, he tenido malos pensamientos y malas intenciones y he hablado cosas perversas. Me arrepiento de todo lo malo que he hecho, pido perdón y me vuelvo a tí Santo de Israel. Lávame, limpia mi conciencia con tu Sangre. Creo que tu Sangre me limpia ahora de toda maldad, de todo pecado. Saca, destruye, arranca de mí todo lo que impida que TÚ bendigas y gobiernes mi vida. Quiero ser guiado, dominado solo por Tí Padre Santo Altísimo. Te pido que te quedes conmigo, en mi corazón y seas dueño y Señor de mi vida. Recibo ahora a Cristo Jesús en mí corazón, lo invoco, lo llamo para que venga y haga morada en mí.
 Señor Jesús: Te confieso como mi único y verdadero Dios. Apártame para servirte, amarte, obedecerte. Dedico y consagro a Tí mi vida. Gracias por redimirme, por limpiarme, por justificarme  y santificarme, muchas gracias. TE AMO PADRE SANTO. Amén.

Tomar toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-18)
Me fortalezco con el gran poder del Señor Jesucristo. Me pongo toda la armadura de Dios y hago frente a todas las artimañas del diablo, y cuando llegue el día malo, permaneceré firme resistiendo hasta que acabe la batalla. Me ciño con el cinturón de la verdad, y me protejo con la coraza de justicia, y calzo mis pies con el ánimo de proclamar el Evangelio de la Paz. Ahora tomo el escudo
 de la FÉ con que voy a apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomo el casco de salvación y la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. Como guerrero oro todos los días y me mantengo alerta y perseverante en oración de los unos por los otros.

 PADRE SANTO: Ayúdame a ser una persona que perdona y muéstrame cuando no lo soy. 
Te doy permiso y total autoridad para que busques en mi alma y en todos los huecos de mi alma 
 algún indicio de falta de perdón. Y si hay esa falta de perdón revélamelo, te suplico, para que yo pueda confesarte como pecado. No permitas que se aniden en mi alma la amargura, el enojo, el resentimiento, la envidia, suplico que me ayudes a mantenerme libre de esos sentimientos y ante 
la menor señal, que yo pueda saberlo para desalojarlos de mi ser.
Hazme comprender completamente tu perdón hacia mi, para que yo pueda también perdonar la falta en otros, al fin y al cabo, nadie puede me ofender a mi, más de lo que ofendieron a tu Hijo Jesús.
Tu sabes la historia completa de cada acontecimiento que me lastimó, a tí Padre te toca el juzgar. No me importa si ellos creen que tienen la razón. No me importa si ellos nunca pidieron una disculpa. No me importa que ellos se retracten o se corrijan. Todo eso sólo te pertenece a tí y tu justicia siempre brilla.
Y si alguna vez, me he quejado de tí y te he culpado de mi desgracia o de mi suerte, o de que no me escuchas o que me has abandonado, te suplico ahora que me perdones y pueda comenzar una nueva relación contigo. Padre Eterno: quiero perdonar a mis padres cualquier ofensa que me hayan hecho. Decido perdonarlos completamente y bendecirlos.

Papá: te perdono cualquier cosa que hiciste y me dolió. Te perdono y te bendigo y ruego el favor y la bendición del Altísimo sobre tí.
( puede aquí decirle a Dios  todo lo que el hizo y a usted le ofendió y decirle que le perdona)

Mamá: te perdono cualquier cosa que hiciste y me dolió. Te perdono y te bendigo y ruego el favor y la bendición  del Altísimo sobre tí.
( puede aquí decirle a Dios todo lo que ella hizo y a usted le ofendió y decirle que le perdona)

 Hermanos: les perdono cualquier cosa que hicieron y me dolió. Los perdono y los bendigo y ruego el favor y la bendición del Altísimo sobre ustedes.
( puede aquí decirle a Dios todo lo que ellos hicieron y a usted le ofendió y decirle que les perdona)

Padre: también pongo delante de tí las situaciones de conflicto con la parentela y te ruego que derribes toda muralla de alejamiento, distancia, dolor que se ha levantado entre nosotros y podamos perdonarnos los unos a los otros.
Padre, suplico una vez más que la falta de perdón, nunca se anide en mi corazón. En este día resuelvo soltar esos recuerdos dolorosos, resuelvo soltar la ira, el enojo y la amargura. Perdono, en este momento, en obediencia a tu Palabra. Perdono cada ofensa pasada y pido tu aceite como bálsamo en mi alma, para sentirme liberado, con nuevas fuerzas y también perdonado.
Padre Santo: necesito perdonar a todos y cada uno de los que me han dañado. Por mas que el daño que me han hecho haya sido irreparable, yo necesito perdonar, necesito liberarme de tanto resentimiento. Clamo a tí ahora que me ayudes a perdonar por completo, suplico ayuda para poder perdonar a todos los que me hirieron.

Mi hermana/o : este es un momento muy importante de la ministración, porque debes 
nombrar a todos y cada uno de los que debes perdonar y lo vas a hacer en voz alta.

Ahora perdono a:…….(nombra ahora a todos, tantos vivos como muertos)

Y suplico Señor que tu tambien los perdones, ruego por ellos.  Ahora perdono a todos ellos, 
los perdono voluntariamente y suelto todo rencor, odio, resentimiento, amargura y dolor de mi corazón y recibo la paz, el gozo y el consuelo de mi Señor Cristo Jesús.
Lo recibo ahora por FÉ. Pon tu bálsamo sanador sobre mi corazón. Padre Bendito, sea yo sanado/a de toda experiencia de rechazo, maltrato, abuso, de humillacion, venganza, dolor, traición que haya pasado en mi vida. Recibo ahora tu sanidad. La recibo por FE.
Recibo tu gozo y tu alegría, lo recibo todo ahora por FÉ.
Sea sobre mí ahora un espiritu perdonador (3)Repetir
Recibo ese espíritu perdonador por FE. Soy libre, puedo perdonar, puedo perdonar, porque
 TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE.

Ahora en el nombre de CristoJesús, desalojo de mi vida todo espíritu inmundo de envidia, rechazo, odio, rencor, amargura, raíz de amargura, dolor, todo espíritu de venganza, falta de perdón, huyen!! ahora se disipan, se dispersan, en el nombre de YESHÚA.
Yo renuncio y resisto a ustedes inmundos y se tienen que ir, huyan!  Disípense! Dispérsence! Soy libre ahora de toda amargura, envidia, de todo odio, de todo rencor, resentimiento, de todo deseo 
de venganza, en el poderoso nombre de YESHÚA.

También te encomiendo Señor que yo mismo/a pueda perdonarme por todos los errores cometidos en el pasado. Ayúdame a olvidarlos. Señor, ayúdame a no condenarme, a no culparme y a entender que las cosas viejas ya pasaron. Libérame de todo sentimiento de autocondenación, de condenación, de culpa y de tormento, y que pueda yo enterrar mi pasado y seguir hacia adelante, hacia la meta que TU tienes para mí.

También suplico que si alguna persona tiene falta de perdón hacia mí, que ablandes su corazón y pueda perdonarme sinceramente. Muéstrame lo que hacer para resolver esta situación, y crea el momento adecuado para una reconciliación. Hoy, escojo caminar en la luz, como tú estás en la luz.
Escojo la vida y el perdón, desecho la amargura, la tristeza y la confusión. En el poderoso nombre de YESHÚA. Gracias Padre porque me has liberado. Amén.



EL GRAN obstáculo a las Oraciones.

Antes de comenzar con cualquier tipo de oración en Guerra Espiritual, es SUMAMENTE IMPORTANTE, que TODOS en la familia hagan un compromiso de no hablar quejas, insultos, críticas, griterías, reclamos, derrota, amargura, sino que CAMBIE el lenguaje familiar de maldición a BENDICIÓN. Los pleitos, las griterías, las contiendas, los desacuerdos y la intolerancia deben desaparecer PARA SIEMPRE del hogar de lo contrario todo será un gran fracaso. De ahora en adelante cambiará el lenguaje a lenguaje de BENDICIÓN y se declarará la victoria de Dios en el lenguaje cotidiano. Si el ambiente de pleito y contienda, y amargura continúan en el hogar, DE NADA SERVIRÁN LAS ORACIONES. Tener un lenguaje negativo, pesimista o de maldición DESACTIVA las oraciones de poder. Los cristianos que oran a Dios por una situación y declaran victoria y luego mas tarde expresan negativismo, amargura, pesimismo, derrota, maldición, en su lenguaje cotidiano, NUNCA, verán contestadas sus oraciones, por esto es que hay muchos cristianos que por años oran por una situación que nunca se resuelve.

 El lenguaje que utilizamos para orar debe estar en CONCORDANCIA con nuestro lenguaje cotidiano.






No comments:

Post a Comment